HOME

  GALERIA   TUS  CODIGOS   CONTACTO      
 
 

  

  

  

 

  

 

( TUS CODIGOS )

           
             

 

 

 

 

¿Cómo surgieron los Códigos?

Con el inicio del milenio, en un viaje a Costa Rica, viví una experiencia esclarecedora, colmada de sincronías y de una fluidez inusitada hasta entonces, que me mostró de manera más clara que nunca el propósito que ya venía vagamente intuyendo desde tiempo atrás.

Un grupo de amigos habíamos viajado al continente hermano, en un contexto de fraternidad y espiritualidad, pero sin una idea clara de lo que íbamos a hacer. Era un encuentro entre culturas, con la Naturaleza, especialmente exuberante en el país americano, un encuentro en definitiva entre nosotros, como grupo, pero también -y especialmente para mí- se convirtió en un encuentro conmigo misma.

Las revelaciones que experimenté se concretaron en un legado que ha ido cobrando forma en estos años. Ya de regreso a España, en las Navidades, comenzaron los primeros dibujos. Códigos cifrados que se han ido Mostrando con el tiempo, dándome a Conocer su significado. Un legado que a grandes rasgos comparto en este espacio para quienes sientan que ésta es una de las señales que han de tomar en su camino hacia la Ascensión.

¿Qué son los Códigos de Luz?

 

Estamos familiarizados con nuestro cuerpo y, en análoga medida, con nuestros pensamientos y emociones. Algo más difícil de identificar nos resulta, por desatendido, eso a lo que llamamos no sin cierto rubor a veces como alma o espíritu, o más convencionalmente el Ser... pero curiosamente esto último es lo que conforma nuestra verdadera y más profunda identidad.

Los Códigos de Luz encierran esa información esencial, encriptada energéticamente y almacenada en los distintos niveles de nuestro ADN corporal, pero a la que solo se puede acceder desde el Corazón. Son estructuras geométricas de luz que simbolizan los procesos del alma, y cuya activación eleva la frecuencia vibratoria de nuestro cuerpo, transformando por entero nuestros pensamientos y emociones.

Todos somos portadores de ellos, aunque sea de manera inconsciente. Abre las puertas de tu Mente a esa dimensión del ADN que te conecta con el Ser, dando así forma y concreción a tu Naturaleza Esencial, al Hombre Nuevo e Inmortal que somos. Accede a esa dimensión en la que tiene lugar el proceso de transfiguración de la materia, donde la vida y la muerte ya no son... tal y como se nos venía anunciando hasta este momento.


¿Cómo actúan los Códigos de Luz Universales?

 

Imaginemos por un momento un Jardín en el que ha nacido un árbol nuevo, lleno de frutos nuevos. Cada persona que lo ve lo siente cercano, como algo primigenio y originario a su vez, conocido incluso pero sin embargo nuevo. El sabor de ese fruto, siendo el mismo, para cada uno es diferente. A todos nutre, según su necesidad, y si preguntásemos a cada persona sobre el árbol y su fruto, parecería que no fuera el mismo, pues a cada uno le aporta algo novedoso y distinto de los demás. Esto sería, sirviéndonos de la analogía, un Código Universal.

 

Actúan a través de los nodos o chakras energéticos, vitalizando los distintos órganos de nuestro cuerpo. Activan su vibración, elevando la frecuencia de tal modo que equilibran esa parte orgánica que precisas sanar.

 

Dentro de los Códigos Universales están los familiares y grupales. Estos últimos, favorecen especialmente el trabajo en equipo. Son terapéuticos, potenciando el desarrollo personal, armonizando las relaciones interpersonales y mejorando en general el espíritu de equipo, o de la organización… según sea la necesidad de unificación, integración o reequilibrio que se precise en cada momento: reconciliación, cooperación, aceptación, apertura… estimulando la innovación o la creatividad dentro del grupo.

 

¿Y los Códigos de Luz Personales?


Algo parecido ocurre con los Códigos de Luz Personales, sólo que en este caso se trata de tu árbol particular y único. Aquel cuya semilla plantaste un día en el Jardín del Paraíso para que su fruto, llegado el momento, te nutriera con esa nueva sabia que dará nacimiento al Hombre Nuevo que eres, y que hoy reclama la Vida. Esas claves latentes desde el Origen han esperado para ser activadas en su tiempo, que es ahora.

 

Doce son los frutos de ese árbol único, doce tus Códigos Personales. A medida que se van incorporando, su movimiento ascendente se conforma en espiral. Combinados entre si, por pares, dan lugar a los 144 nodos energéticos que configuran tu cuerpo de luz, cuyo ciclo final se corona con el Código número 13 o 1º del Hombre Nuevo.

 

Algo así como la transmutación energética que da nacimiento a tu Ser Crístico. Nuestro ADN cristaliza nuevas hélices y estos Códigos abren a la realidad tangible sus funciones que ya nada tienen que ver con la vieja conciencia y realidad conocida. Te das a ti mismo desde el Ser que eres, la oportunidad de ampliar tu percepción, de abrirte a las nuevas formas de concebir la vida y el Universo. Nuevas cualidades, actitudes, acciones, pensamientos, manifestaciones… toman Vida y un Nuevo Mundo se expresa.


¿En qué formatos se presentan?

 

Los Códigos Personales son originales y tienen un carácter único, personal e intransferible. Se presentan en formatos de 24x30 cms. Consultar precios para estos y otros formatos mayores, si así lo deseas.

 

Independientemente del formato elegido, lo importante es que sientas los códigos como una expresión de esa energía primigenia y esencial. Pero te corresponde a ti activarlos y darles vida, para que se hagan una realidad tangible de tu Ser, en ti. Sobre las pautas de trabajo y demás aspectos tendrás siempre cumplida información. Intenta, en todo caso, meditar regularmente con la mirada puesta en el código, interiorizándolo, en el silencio, hasta que sientas vibrar tus células y tu cuerpo entero en resonancia con él.

>>

  

 
     
 

HOME  |  GALERIA  |  TUS CODIGOS  |  CONTACTO

                                                                       

©   CODIGOS DE LUZ   -   ESPINOSO DE COMPLUDO   ( LEON / SPAIN )